¿Por qué debería contratar a un fotógrafo profesional?

Volver al catálogo

Vivimos en la era digital. Hoy cualquier servicio se contrata a través de internet ya sea mediante un ordenador o un teléfono móvil. ¿Se imagina hoy en día reservar una habitación de hotel por teléfono o fax, sin haber visto antes algunas imágenes de la misma en la web del hotel, o en alguno de los buscadores del sector? No sería la primera vez, que visito páginas webs de hoteles de cierta categoría, donde se han invertido millones de euros en una cuidada decoración de sus habitaciones e instalaciones, y que muestran unas imágenes pobres, de mala calidad, con encuadres torcidos y contraluces extremos, que deslucen el producto que queremos ofrecer; y que desanimarán a potenciales clientes a realizar una reserva en ese establecimiento.

Las empresas de servicios ofrecen experiencias, que empiezan desde el momento en que nuestro potencial cliente visita nuestra web, donde unas buenas imágenes pueden marcar la diferencia

En el mejor de los casos, he leído comentarios de clientes que, pese a lo anterior, han decidido hacer la reserva, y posteriormente han comentado: “las fotos de la web no le hacían justicia”. Es muy importante que el servicio del establecimiento sea bueno, y las habitaciones confortables y bonitas, pero si intentamos ahorrarnos unos cientos de euros en un buen reportaje fotográfico, para que despierte el interés de los clientes, quizá hayamos descuidado una de las fases más importantes a la hora captar el servicio. Cada vez más, las empresas de servicios (hoteles, restaurantes, apartamentos turísticos, etc.) ofrecen experiencias, estamos vendiendo emociones; y estas empiezan desde el momento en que nuestro potencial cliente visita nuestra página web, y aquí es donde unas buenas imágenes pueden marcar la diferencia, y ser decisivas para la contratación de nuestros servicios.

Otro de nuestros servicios fotográficos más demandados, es la fotografía inmobiliaria. ¿Está pensando en alquilar o vender su piso o casa? La opción más habitual, será entrar en una plataforma online de servicios inmobiliarios, donde deberá subir las imágenes del inmueble a ofertar. No tenga la menor duda que unas buenas fotografías de su piso o casa despertarán el interés de potenciales clientes, incrementarán sus visitas, y le facilitarán el arrendamiento o venta de su inmueble.

Por último, cada vez es más habitual que cualquier establecimiento comercial, disponga de su propia página web, donde ofrecer sus productos y servicios; un pequeño reportaje fotográfico con 8-10 imágenes, le ofrecerá una imagen más profesional, mejorará su presencia en internet, consolidará su clientela y le facilitará la captación de nuevos clientes.

¿Cuál es nuestra metodología de trabajo?

La fotografía de arquitectura e interiorismo, presenta unas características y unas problemáticas, que requieren trabajar con un equipo especializado, seguir una metodología de trabajo muy específica, y una técnica muy depurada.

Siempre hacemos una visita previa con el cliente, del inmueble a fotografiar, para determinar la mejor hora para realizar la sesión fotográfica, en función de la incidencia de la luz solar sobre las fachadas, e interiores, si fuera el caso. Aunque luego la realización de la sesión se prolongue varias horas, será necesario valorar cuales son las mejores horas de luz, que nos permitan realzar aquellos elementos del inmueble a fotografiar. En el caso de la fotografía de interiorismo, nos servirá también para valorar, si necesitaremos añadir luz artificial mediante la utilización de flashes de estudio.

Un problema intrínseco a la fotografía de arquitectura, es la corrección de las líneas de fuga verticales, que se producen cuando inclinamos la cámara hacia arriba, para encuadrar un edificio, y hacer que la parte superior del mismo aparezca dentro del encuadre de la imagen. Esta distorsión, se puede corregir de dos maneras:

  • La primera mediante el procesado de la imagen digital, procediendo a estiramiento de la fotografía, para convertir en paralelas las líneas de fuga, lo cual no estará exento de una cierta degradación de la imagen.
  • La segunda opción, será mediante la utilización de ópticas específica, que permiten la corrección de esa distorsión con la propia óptica, y en el momento de la captura la imagen; estas ópticas permiten el desplazamiento del centro óptico a lo largo del plano focal, evitando las líneas de fuga. Nosotros siempre utilizamos ópticas descentrables, que garantizan la mejor calidad de imagen posible, y minimizan las distorsiones.

Otro problema habitual, quizás más específico de la fotografía de interiorismo, son las diferencias en la intensidad de la luz que nos encontraremos entre la iluminación del interior, y la luz que entra por las ventanas. El ojo humano, se adapta rápidamente a estos fuertes contrastes entre las zonas de máxima luminosidad y los de más oscuridad.

Si realizamos una imagen de una estancia interior, sin realizar corrección alguna, lo más probable es que para mantener los detalles de la decoración interior, la luz que entre por las ventanas nos quede totalmente blanca, eliminando cualquier detalle del exterior. Sólo utilizando una técnica muy depurada, mediante la toma de varias imágenes que expongan correctamente la luz interior y exterior, y un buen procesado de la imagen conseguiremos unos resultados realistas y naturales.

Un tercer problema, habitual en la fotografía de arquitectura e interiorismo, se produce cuando en una misma imagen conviven diversas fuentes de luz; por ejemplo, con luz de día y luz artificial, o incluso iluminaciones artificiales con diferentes temperaturas de color, caso de luz incandescente (amarillenta) y de tungsteno (verdosa). Estas diferencias de temperatura de color en las iluminaciones, nos producirán dominantes de color en las imágenes que pueden resultar muy antiestéticas. Estas diferentes tonalidades en la temperatura de color, deberán ajustarse mediante un procesado selectivo de la imagen.